1ª exposición: «ARTE MATÉRICO, o de cómo lo cotidiano se vuelve extraordinario»

 

Para explicar a nuestros alumnos el Arte Matérico, nos tenemos que trasladar a principios del s. XX, cuando algunos artistas contemporáneos deciden improvisar y romper con lo propuesto hasta el momento. Fue una tendencia estilística contraria a la abstracción del arte conceptual y de la geometría perfecta del «Minimal art».

La tendencia del informalismo se desarrolla principalmente por los artistas franceses Fautrier y Dubuffet que fueron los creadores simultáneos de esta tendencia. Así nuestros alumnos han investigado el potencial estético de  materiales no empleados usualmente por el arte llegando a utilizar materias tan aparentemente pobres como el fieltro, virutas de lápiz de madera, yeso, hilo, trapos y sal para sondear su naturaleza y sus posibilidades de estímulo.

La primera vez que se pudieron contemplar estas obras llamaron la atención por la textura y efectos matéricos de sus cuadros. Por otra parte, Dubuffet también realizó obras ricas en textura y materia, que denominó «art brut» (arte tosco, bruto) por parecer hecha con la espontaneidad y libertad con la que se expresan los niños.

Para esta primera muestra, nuestros alumnos han utilizado todo tipo de materiales comunes sacados de su realidad y de su uso regular para ser llevados a otro estado, también se incluyen elementos tomando componentes como el collage, el frottage, el grattage, el fumage…etc. Se crea una libertad de formas y figuras y una infinita combinación de materiales para componer la obra, con la que se pretende recuperar y evocar objetos del entorno que traigan a la mente historias que relacionamos con memorias personales, dándonos un momento para detener nuestra mirada y fijarnos en las pequeñas cosas que no notamos en nuestra cotidianidad, como las irregularidades de las paredes, las manchas en el cemento, las corrosiones y desgastes, las formas en la madera, e incluso los recuerdos que nos pueden evocar los retales de telas que guardamos en las cajas de labores, etc, como material muy recurrente empleado por los alumnos de Secundaria.

En el arte matérico ocurre que el material, el objeto mismo, es el centro de la obra, su real protagonista. La textura acanalada, estructura, porosidad, dureza, profundidades y protuberancias añaden a la obra un elemento sensorial y esta sensación de lo táctil logra emerger la sensibilidad. El cuadro no es solamente visual, sino que alcanza los sentidos y despierta la capacidad sensorial y se desarrolla provocando el sentir sutilmente las formas de la obra.

Agradeciendo a los profesores de: Arts, Comunicación Audiovisual y Plástica por la iniciativa que se está llevando a cabo en el Colegio.

Ana María Ruiz Moreno.

Dpto ARTES, Colegio Salesianos «El Pilar»