Una de las muchas actividades que organiza el colegio para el aprendizaje de idiomas es el intercambio con Estados Unidos.

Este año, un grupo de diez chicos ha viajado hasta Yreka, un pueblo ganadero del norte de California, un pueblo del auténtico lejano Oeste. Permanecerán allí durante un mes alojados con familias y viviendo su particular sueño americano. En noviembre del año pasado, nuestros chicos alojaron en sus casas a los estudiantes americanos.

No hay nada mejor para mejorar la fluidez en inglés que hablar y escuchar la lengua todo el día, y eso es lo que están haciendo ellos. Van al colegio por las mañanas y por las tardes hacen vida familiar. La vida familiar, incluye ir a partidos de baseball, salir a cenar, quedar en las casas con los amigos o visitar ciudades como San Francisco o Los Ángeles.

Para ellos ir a clase es toda una novedad. Cargan con sus mochilas hacia las distintas aulas (“¡Como en las películas!”, dicen), juegan al baloncesto en una cancha espectacular, ven los polluelos de pavo de la clase de ciencias, el invernadero, la biblioteca…vamos, que están encantados! También van a clase de matemáticas, química o historia y además, se conectan con la Intranet del colegio para saber qué están haciendo sus compañeros en España y ponerse al día.

Esta experiencia va a ser inolvidable para ellos.